Cómo elegir el ramo de novia perfecto

Cómo elegir el ramo de novia perfecto, 10 consejos para elegir el ramo de novia perfecto

1. El diseño del vestido

Elegir antes el ramo que el vestido es uno de los errores más comunes entre las futuras novias. Dado que el diseño nupcial es la clave del look de la boda, lo ideal es esperar a adquirirlo para empezar con el resto de complementos como lo zapatos, el tocado, las joyas y, por supuesto, el ramo. ¿Ejemplos? Un vestido sencillo admite colores más vibrantes que uno de esencia barroca y las nuevas tendencias que apuntan a los vestidos de color rosa requieren más de un intento para dar con el ramo adecuado.

2. Ten en cuenta tu personalidad

Novia tradicional: elige un ramo de novia tipo bouquet puede clasificarse como uno de los más demandados por su fácil manejo. Posee una forma redonda muy trabajada para conseguir simular una media esfera perfecta. Ideal para una novia tradicional.
Novia romántica: un ramo en cascada es la mejor opción. Se trata de una cascada de flores recubre las manos, simulando caer hacia el suelo.
Novia detallista: Domo, bonche, posy o clutch es el ramo perfecto. en este caso, una vez elegidas las flores, los tallos se unen en la base con algún detalle que represente a la novia: una tela bonita, un encaje antiguo, un broche familiar…
Novia boho: ramillete, silvestre o eco, un ramo de los más económicos y sencillos. Se puede elaborar con cualquier flor de temporada y posee un estilo desenfadado.
Novia refinada: elige un ramo en el que las flores se colocan de tal forma que lo puedas llevar descansando en uno de sus brazos, como si lo mostrara a los invitados. Se caracteriza por tener los tallos más largos de lo normal.

3. La estatura de la novia

A pesar de la inestimable ayuda de los tacones, hay que tener en cuenta la altura de la novia al decantarse por un ramo u otro. Una novia de talla alta podrá permitirse un inmenso ramo que caiga en cascada mientras que una de baja estatura le sacará mejor partido a un pequeño y coqueto bouquet floral. La idea es apostar siempre por accesorios que estilicen y que no disminuyan visualmente la silueta.

4. Piensa en las flores de temporada según la estación del año

Cada estación del año nos trae un ambiente diferente y un entorno único. En las flores, que forman un parte importante de nuestra boda, también se hace visible la temporada en la que estamos.
Para una boda de otoño son ideales las flores que florecen en verano y que aguantan unos meses más. Un ejemplo de ello son las dalias, el brezo, una planta perfecta y que aguanta bastante tiempo hasta que se seca y sigue teniendo el mismo aspecto. Ramos de novia cálidos con textura y color.
Para una boda de invierno hay dos posibilidades. Por una parte, optar por los colores fríos que recuerdan a la nieve, y por otro, colores cálidos para hacer de una boda rodeada de baja temperatura, un evento acogedor. Las flores de invierno perfectas para tu ramo pueden ser: los tulipanes, anémonas, ranúnculos, calas, rosas o astilbe.
Cuando la boda se celebra en primavera, el color empieza a inundar los campos y la gama cromática se hace mucho más extensa. Puedes añadir color a tu evento y a tu ramo con flores como las peonías, paniculata, lavanda, rosas, claveles…
Y esta explosión de color da paso a la época estival. Las bodas de verano se pueden llenar de rosas, margaritas, peonías, claveles, dalias o un sinfín de flores más con los que podrás adornar tu ramo de novia.

5. Según el estilo de la boda

Brevemente, podemos pensar en un tipo de flor que encaje con el estilo de tu boda. Para ello debemos de saber los estilos de boda por los que podemos optar:
Boda clásica: colores clásicos y suaves como un blanco, un rosa nude o un melocotón paste Rosas, amapolas, hortensias, peonías, camelias y ramilletes silvestres serán tus aliados para lucir un ramo perfecto.
Boda romántica: celebrarás la boda en un jardín, una iglesia o ermita acogedora con un entorno muy natural y con tonalidades naturales, como verdes, azules, marrones o blancos. Para tu ramo apuesta por el color nude, en contraste con el color vivo de flores silvestres o el verde de las hojas o la hiedra. Gardenias, claveles, camelias, lavanda, paniculata…
Boda moderna: apuesta por el punto asimétrico que aportan las flores de tallo largo con otras redondeadas y más pequeñas. Estas formas de tu ramo podrás adaptarlas al lugar de celebración para que todo vaya en la misma línea. Apuesta por flores tales como las orquídeas, tulipanes, rosas o camelias y elige tonalidades pastel.
Boda vintage: este tipo de boda requiere un ramo de flores en tonos nude en contraste con otros más oscuros. Para este estilo de boda, podrás elegir las flores que desees y hacer una combinación de flores silvestres.
Boda rústica: si tu boda es de este estilo, opta por un ramo de novia silvestre o eco informal, pero precioso y acorde por completo con el estilo de boda que se celebra. Lavanda, craspedias, paniculata o incluso espigas serán las protagonistas.
Boda en la ciudad: si celebras una boda cosmopolita en el centro de la ciudad, tu ramo debe ser ecléctico y moderno. Apuesta por flores de tallo largo como tulipanes o rosas.

6. Que sea cómodo

A veces un ramo de novia es molesto de llevar y más cuando se ha de sostener mucho rato. Si ya te has decidido, haz una prueba con alguna muestra para comprobar que no es incómodo. Si no te convence, elige otro bouquet.
Y no te olvides de… Los ramos domo o clutch, unen sus tallos en la base con encajes o telas románticas fáciles de sujetar.

7. El color del ramo

Desde bouquets monocolor en tonos tiza o empolvados hasta ramos llenos de vida con los colores del arco iris… Aunque los colores pastel con pinceladas verdes suaves triunfan, recuerda que las nuevas tendencias apuestan por tonos sorbete, matizados con marfiles, rosas, achampañados y bronces. Y como también nos dice Virginia González, “no hay que olvidar que este año se lleva una decoración natural y romántica, con muchos verdes y colores pálidos”.
Y no te olvides… Si quieres estar a la última en tendencias de colores y flores para tu ramo, no dejes de consultar nuestros artículos de tendencias en ramos de novia.

8. ¿Una flor o un mix?

Existen flores, como las rosas capaces de componer por sí mismas un ramo nupcial, pero otras se han de mezclar. “La flor estrella, cuenta Virginia González, de Virginia Floristas, es la peonía por su forma redonda y delicada. Es una flor de corta temporada que se puede reemplazar por la rosa David Austin que es muy parecida. Nosotros siempre aconsejamos una combinación con flores más pequeñas como el lisianthus, la Fresia, la bouvardia… para dar al ramo más movimiento y un efecto más interesante”.
Y no te olvides de… Antes de decidirte, busca el consejo de un buen florista. Te orientará sobre el color y las últimas tendencias en función de la estación del año en la que celebres tu boda.

9. El tono de la piel, el cabello y los ojos.

Las novias morenas se ven perfectas con ramos en colores vivos que resalten su tono de piel; mientras que las mujeres rubias están mejor con colores pastel, para que el ramo no destaque más que ella misma. Es muy importante que el color de los labios y el del ramo sean acordes.

10. ¿Cómo quieres llevar el ramo de camino al altar?

Seguro que te has visualizado cientos de veces recorriendo ese camino. Esto también influye a la hora de escoger el ramo. Si lo quieres llevar apoyado en el antebrazo, necesitas un ramo en cascada. Para llevarlo a la altura de la cintura, un bouquet.

Aprende acerca del cuidado de flores visita nuestro canal en YouTube.

Asegúrate de consultar nuestras políticas de entrega antes de realizar tu compra, si tienes alguna duda consulta el área de preguntas frecuentes.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *